Mercedes Ruiz, Eduardo Guerrero, María Moreno y María Terremoto. Artista invitada: La Chana | FF 2020

HomeArtistasMercedes Ruiz, Eduardo Guerrero, María Moreno y María Terremoto. Artista invitada: La Chana | FF 2020

La Gala de Andalucía es un escaparate de lo mejor del arte jondo. Las Galas han sido durante mucho tiempo la pieza central del Flamenco Festival, reuniendo a bailarines y cantantes excepcionales en una noche que demuestra el alcance la vitalidad del flamenco. Debido al vigésimo aniversario del Flamenco Festival, La Gala de Andalucía tendrá este año una presentación muy especial: dando la bienvenida como director a Manuel Liñán, el elenco de este año cuenta con una representación del mejor baile del momento a través de Mercedes Ruiz, Eduardo Guerrero y María Moreno, que contarán con la participación de la cantaora María Terremoto, la artista más joven en recibir el Giraldillo Revelación en la Bienal de Flamenco de Sevilla. A estos notables bailarines se unen en el escenario un grupo de músicos y un artista invitado especial: La Chana, una leyenda de los años 60 y 80 que desapareció del ojo público en el apogeo de su carrera.

MERCEDES RUIZ

Mercedes Ruiz es la máxima referencia de su generación en el compromiso por la evolución dentro del clasicismo de la danza flamenca. Su formación ha sido fundamentalmente autodidacta, acudiendo a los más importantes maestros y, sobre todo, aprendiendo de ellos en el escenario. Así, con solo siete años ya trabajó en la Compañía de  Manuel Morao y Gitanos de Jerez. Más tarde, y ya como bailaora formada, Mercedes Ruiz entra sucesivamente en la compañías de Antonio El Pipa, Eva Yerbabuena y Adrián Galia: tres artistas diferentes de en los que Mercedes se va mirando para forjar su personalidad. Una personalidad que ya apreció el jurado del  XVI Concurso Nacional de Córdoba, que le concedió el Premio Antonio Gades.

EDUARDO GUERRERO

Eduardo Guerrero es el gran prodigio del flamenco. La crítica especializada dice que es brutal, radical, que baila con rabia, con las vísceras. Destacan su técnica portentosa y zapateado poderoso, sus giros perfectos y sobretodo que jamás pierde la elegancia, el estilo que es su seña de identidad.

A partir del año 2002 empieza a trabajar con grandes artistas del panorama nacional que valoran su indudable calidad, su capacidad física y su técnica depurada, desarrollando papeles principales en: la compañía de Aida Gómez, la Compañía de Eva La Yerbabuena, con Rocío Molina, con el Ballet Español de Murcia, bajo la dirección de Javier Latorre, la Compañía de Rafael Aguilar, con Amador Rojas, Antonio Canales, David Palomar…

Es el momento de este gran bailaor que con una estética actual, una técnica depurada, un profundo conocimiento de la esencia del flamenco, su talento, su físico portentoso y su gran carisma, conmueve y emociona, triunfando allá donde baila.

MARIA MORENO

María Moreno es punta de lanza de esa generación clave que está sumergiendo el baile flamenco en una nueva edad de oro por la riqueza del lenguaje, el dominio técnico y esa garra de juventud que puja por ir un poco más allá. En su cuerpo, la danza ocurre de manera tan natural como el respirar. No en vano, su contacto con esta disciplina ocurre a edad temprana cuando a los ocho años ingresa en el Conservatorio Profesional de Danza de Cádiz. 

Bailar como respirar, hacer fácil lo difícil. Pues su baile, altamente estilizado, está lleno de matices, de detalles personales que despliegan significados, historias. Claro que rezuman sus maestros Javier Latorre, Rafaela Carrasco, Antonio Canales y Eva Yerbabuena. Pero lo hacen como referencia, pues María Moreno ha desarrollado un lenguaje propio muy claro y coherente a lo largo de su carrera.

MARIA TERREMOTO

María Terremoto fue la artista más joven en levantar el premio Giraldillo Revelación en la Bienal de Flamenco de Sevilla. Siguiendo una carrera repleta de críticas entusiastas, en la que ha sido etiquetada como «La abanderada de los jóvenes cantaores», ahora lanza su primer álbum, ‘La huella de mi sentío’, en el que graba los cantes que han estado con ella desde la infancia. Una expresión ortodoxa de cante que combina la coherencia con los sonidos modernos del flamenco.

LA CHANA

«Sin lugar a dudas, el más extraordinario de los solos fue interpretado por La Chana, que creó la ilusión de parecer más una hechicera que una bailaora. Rajando el aire con sus brazos, podría haber sido una mujer poseída por espíritus. Sus pies moviéndose rápidos parecían temblar y temblequear. Pero nunca había pérdida de control en este arrebato. Más bien, su taconeo produjo unos sonidos secos y repiqueteantes, y nos llevó a una increíble secuencia en la que el sonido de sus pies sobre el suelo fue creciendo en tremendo crescendo, sólo para diluirse luego al borde de un silencio que La Chana convirtió en tan espectacular como sus tormentas.» – The New York Times

Antonia Santiago Amador (Barcelona, 24 de diciembre de 1946), más conocida como La Chana, es una bailaora gitana española. Se considera autodidacta. El bailaor Antonio Canales la califica públicamente como «su Maestra». Se la considera una virtuosa del ritmo, de los pitos y de los pies. Tuvo dos etapas de esplendor profesional: una entre 1966 hasta 1979 y otra entre 1985 hasta 1991, ambas etapas interrumpidas por un periodo de cinco años de silencio artístico.